Educación e inclusión: IV Congreso internacional del GIEI

Publicado el 04 de octubre del 2018

Rector Ricardo García Duarte

En el evento que organiza el Grupo Interdisciplinario de Educación e Inclusión y que en esta ocasión acoge la Universidad Distrital, ha dicho el rector Ricardo García en su intervención:

La perspectiva interdisciplinaria abre inusitados frentes de indagación dentro del trabajo cognitivo que despliegan las comunidades de nuestras universidades.

Configurando nuevos y urgentes objetos de estudio, el encuentro entre diversas disciplinas científicas permite el diseño de líneas de investigación, en las que se corran las fronteras del conocimiento y, al mismo tiempo, se descubran nuevas verdades, con las cuales enfrentar la solución de acuciantes problemas por parte de los encargados de la toma de decisiones, incluidos los gobernantes y los líderes sociales.

Un ejemplo impactante es el que ofrece el gran drama del calentamiento global, en cuya investigación han concurrido químicos, físicos, biólogos, oceanógrafos y astrónomos; de modo que las distintas miradas –profundas y sistemáticas–, han determinado no solo discernir los fenómenos de que está rodeado el hecho central, sino hacer las mediciones precisas, para una predictibilidad mayor.

Y ni qué decir, de ese problema social, nuclear en el programa del GIEI; a saber: el de la inclusión; o, dicho en un sentido inverso, el de la exclusión, una temática lacerante como la que más, que acosa al mundo entero y en particular a un país como Colombia. Exclusión, desigualdad y pobreza, son azotes, todos ellos que van de la mano; y que ameritan serios estudios, justamente orientados por un enriquecedor enfoque interdisciplinario. El concurso de antropólogos, de sociólogos y economistas, en las ciencias sociales; y de ingenieros industriales y se sistemas, es un esfuerzo cognitivo que desbroza caminos no solo para la comprensión completa de la problemática, sino para la estructuración de políticas y modelos de solución, a partir de los cuales puedan emprenderse acciones eficaces para ayudar al desarrollo de comunidades desfavorecidas y para que el Estado tenga iniciativas que lleven a una más grande integración social.

En tales condiciones, la educación, vista como el marco para la formación y la investigación, se convierte en un ejercicio cultural y científico en procura del acercamiento epistemológico entre las diversas disciplinas del conocimiento, a fin de entrever nuevas posibilidades de verdad en los problemas estudiados. Y al mismo tiempo, esa educación se consolida como un medio liberador del sujeto; que, por cierto, lo impulsa en su promoción social y en su integración, en medio de sociedades segregadas, en las cuales impera la exclusión.       

Aduanilla de Paiba