Rendición de cuentas 2019
Consulta las plataformas virtuales que la Universidad tiene para tí

Consejo Académico, normalidad y proyecciones

Publicado el 18 de febrero del 2020

Miembros Consejo Académico

En la sesión de este 18 de febrero del Consejo Académico, se ha constatado con satisfacción el proceso de la normalidad académica en toda la institución, el regreso a las clases por parte de la comunidad.

Esta normalidad supone el despliegue acompasado de todas las actividades que le dan vida a las líneas misionales de acción. Igualmente, de todas aquellas labores que sostienen la gobernabilidad democrática y la gestión académica. Se trata de una situación que despierta las potencias del alma mater, esas potencias buenas y alegres, de las que hablaba el filósofo Spinoza.

Todos, estudiantes y docentes, trabajadores y funcionarios, hemos retomado las tareas con unas energías concentradas en el horizonte de una universidad recargada, una universidad más científica y creadora, más crítica y ciudadana.

Nos empeñamos en una formación de excelencia, acompañada, sin embargo, por una pedagogía emancipatoria que, al mismo tiempo, asegura el propósito de una re-acreditación institucional de alta calidad.

Nos proponemos profundizar los trabajos de investigación, campo en el que hemos crecido como lo atestigua la solidez de los 117 grupos clasificados en Colciencias.

Dejaremos atrás el bache que en la Extensión y Proyección Social nos representó el foco de corrupción, que por otra parte nosotros mismos destapamos y después eliminamos.

Estamos comprometidos con la expansión de la infraestructura y de los espacios físicos para albergar adecuadamente las aulas, los laboratorios y el campus en las facultades. Con la Asamblea Universitaria, con sus propuestas y reflexiones, ampliaremos el ámbito de una gobernanza democrática.

Queremos una universidad fortalecida y habitada por una comunidad dotada de espíritu crítico que no se deje cohibir por los prejuicios, las prevenciones o las acusaciones, con las que se estigmatiza tan a menudo a la institución.

Con la unidad, con la democracia y la cultura académica, traspasaremos las fronteras del conocimiento y afianzaremos el ethos universitario, fundado en la multiplicidad de saberes, en la comunicación comprensiva y en la pluralidad de epistemologías que conviertan en una lucha dialéctica la búsqueda de una verdad siempre abierta, susceptible de ser transformada.