Una voz que teje memoria y da esperanza

Publicado el 27 de marzo del 2019

Una voz que teje memoria y da esperanza

En el mes de marzo, la Lección Inaugural de la Maestría en Estudios Artísticos, de la Facultad de Artes ASAB de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, tuvo como invitada a la cantadora y compositora de Bullerengue, Ceferina Banquez. Una mujer víctima del conflicto en Colombia que hoy por hoy personifica la resistencia de los pueblos afro y la importancia de la mujer en la construcción de la memoria regional y nacional.

Ceferina Banquez, nació en María La Baja, norte del departamento de Bolívar. Desde muy pequeña su padre cultivó en ella la tradición del bullerengue, pero fue sólo hasta 2007 cuando su voz se elevó como un grito de resistencia. Recuerda que fue al regresar a su tierra, seis años después, cuando observó cómo familiares y amigos habían desaparecido, habían sido asesinados producto del conflicto armado entre guerrilla, Estado y paramilitares.

En este espacio académico que brinda la Maestría, Ceferina recuerda y entona versos que retratan momentos dolorosos y que hacen parte de la tragedia de nuestro país, siendo ella testimonio e historia de las dinámicas de la violencia, el despojo y desplazamiento:

“Adios, adiós mama, como yo soy desplazada, yo salí de la montaña, de los Montes de María, a las seis de la mañana, yo escuché unos tiroteos. Como yo estaba asustada me paseaba y paseaba de la sala a la cocina y ahora voy con mi madrina, yo lloraba sin consuelo Me vino avisar mi abuelo, mataron a mi sobrino, oh Colombia, oh Colombia, la nación está complicada, la violencia no se acaba, y nunca le pone fin… Tenemos que perdonar para conseguir la Paz, todos somos colombiano oh Colombia patria mía no tenía vida tranquila, ni de noche ni de día, tenemos que perdonar para conseguir la Paz, oh Colombia oh Colombia”, recita.

Estos versos, además son la expresión de un momento de tristeza, lo que significó para ella, que ganara el No en el Plebiscito sobre los acuerdos de Paz de Colombia en 2016.

Su repertorio cuenta con más de 30 canciones, en el que se destaca su trabajo musical “Cantos ancestrales de Guamanga” el cual fue premiado por el Ministerio de Cultura (2013) reconociendo su aporte y dedicación al enriquecimiento de la cultura de las comunidades negras, raizales, palenqueras y afrocolombianas.

Ceferina, es testimonio, es una voz que teje memoria y da esperanza. Ella es dueña de un saber de nuestras comunidades autóctonas y ancestrales.

Compartimos el diálogo que sostuvimos con ella y que conmovió al público asistente.